20 septiembre 2021

Temperley – Haedo: entre precariedad, una posible extensión y una nueva estación

SOFSE analiza la construcción de una nueva estación en el ramal Temperley - Haedo, que estaría ubicada a la altura de la Universidad Nacional de La Matanza. Además, estudian la posibilidad a futuro de extender el ramal a Caseros o incluso hasta Retiro por vías del San Martín. Potencial, limitaciones y perspectivas.

Más leídos





Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE) se encuentra estudiando proyectos para mejorar el ramal Temperley – Haedo de la línea Roca, entre los que se cuentan la construcción de una nueva estación y la extensión del servicio.

Una de las iniciativas que se barajan es construir una nueva estación intermedia a la altura de la Universidad Nacional de La Matanza, entre las estaciones San Justo e Ingeniero Brian, posibilidad que fue mencionada días atrás por el presidente de SOFSE, Martín Marinucci, en una entrevista con la agencia Télam.

La nueva estación de la UNLaM se enmarcaría en el proyecto de añadir paradas intermedias en el Roca.

La traza ferroviaria pasa por detrás de la casa de estudios y a pocos metros de uno de sus principales ingresos, pero no cuenta con una parada propia: la estación más cercana es San Justo, a más de 700 metros. Precisamente, entre San Justo y la hipotética nueva estación de la UNLaM se ubicará el primer paso bajo nivel con el que contará el ramal (Av. Illia), cuya construcción fue recientemente anunciada. 

Si bien la nueva estación no fue aún formalmente lanzada ni licitada debe considerarse que se enmarca en el plan de incorporar nuevas paradas intermedias en la línea Roca. Hasta el momento se han licitado dos nuevas estaciones (Quilmes Sur y Hospital Cuenca Alta) y se ha anunciado la construcción de otras cuatro, que estarán ubicadas entre Avellaneda y Sarandíentre Burzaco y Longchamps, entre Claypole y Ardigó y entre Alejandro Korn y Domselaar.

Esta no es la única alternativa que se analiza de cara al futuro. En la misma entrevista, Marinucci barajó la posibilidad de extender el ramal hasta Caseros e incluso mencionó una ampliación a Retiro por vías de la línea San Martín, ya sea partiendo desde Temperley o bien desde San Justo.

Estas extensiones, si bien técnicamente posibles, presentan algunos desafíos: por lo pronto, el ramal Haedo – Caseros es de vía simple y -si bien es regularmente utilizado por formaciones cargueras y traslados de material rodanteel estado de la infraestructura no es el mejor (ver video). Una renovación de vías o una duplicación de las mismas requeriría de importantes inversiones que no aparecen como prioritarias en este momento.

A su vez, los trenes del eventual servicio Temperley – Caseros/Retiro deberían cruzar a nivel la cuádruple del Sarmiento. Esto actuaría como un cuello de botella, especialmente para los demandados y frecuentes servicios eléctricos de esa línea, en un momento en el que la tendencia es eliminarlos, tal el caso del cruce entre el ramal Marinos del Belgrano Sur y el propio Temperley – Haedo.

Amén de sus debilidades, el proyecto pone de relieve la importancia y la potencialidad para la red ferroviaria metropolitana que posee el ramal Temperley – Haedo. La posibilidad de un servicio combinado con la línea San Martín adquiere perspectivas interesantes si se considera que próximamente esa línea será electrificada con la misma tecnología que utiliza la línea Roca.

Una eventual electrificación del ramal Temperley – Haedo (el único tramo urbano del Roca, junto con Bosques – Villa Elisa, en haber quedado marginado de esos planes) y del Haedo – Caseros (con una mejora de su infraestructura) permitiría brindar servicios eléctricos continuos entre las líneas Roca y San Martín, creando un nuevo ramal periférico que permitiría conectar ambas líneas con el Sarmiento y el Belgrano Sur, a la par que incrementar el atractivo del ferrocarril para los pasajeros de su área de influencia.

Un camión invade la vía e impide el paso de una formación del ramal, metros antes del cruce del río Matanza. Las condiciones de precariedad del ramal se mantienen. Foto: Crónica Ferroviaria.

Por lo pronto, si bien esos proyectos a futuro merecen ser discutidos y analizados, resulta urgente mejorar las condiciones de seguridad operativa del ramal. Especialmente, en aquellos tramos donde las viviendas se ubican a escasos metros de las vías -como en el sector del Km 35, donde se produjo el socavón que mantuvo el servicio interrumpido por 18 meses, o en cercanías de la Ribera Sur- y las formaciones deben reducir su velocidad al mínimo ante situaciones rayanas con la intrusión (ver foto).

Este no es un problema que afecte únicamente a este ramal, sino que adquiere características estructurales: de acuerdo con un relevamiento del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación, hasta un 5% de los barrios precarios de todo el país están asentados sobre vías del ferrocarril o a menos de 10 metros de ellas. En este sentido, la reciente conformación de la mesa de trabajo sobre “abordaje de intrusiones y asentamientos en zonas operativas ferroviarias” en el ámbito de Ferrocarriles Argentinos puede interpretarse como una señal saludable, aunque todo dependerá de los resultados que se desprendan de ella. Algo que todavía está por verse.




Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios