30 noviembre 2022

Tras negarlo, admiten que los trenes españoles usados de la línea B tienen asbesto

Fuentes oficiales admitieron el hallazgo de piezas con asbesto en los trenes CAF 6000 de la línea B. Su presencia había sido negada años atrás. Los trenes están siendo intervenidos en el Taller Rancagua para retirarles el peligroso material, potencialmente cancerígeno. Los trenes fueron adquiridos con posterioridad a la prohibición de importar asbesto: la polémica compra vuelve a estar bajo la lupa.

Más leídos





Los trenes CAF 6000 de la línea B, adquiridos de segunda mano al Metro de Madrid, se convirtieron en la séptima flota de la red de Subte con presencia confirmada de asbesto entre sus componentes.

Según confirmaron fuentes oficiales a enelSubte, el material cancerígeno fue detectado, tras la realización de diversos estudios, en juntas, arandelas y fusibles.

La “burbuja” montada en el Taller Rancagua, donde se están realizando los trabajos de desasbestización de los CAF 6000.

Esto obligó a que las formaciones fueran incluidas en el plan de desasbestización de la flota. Los primeros trenes ya han sido descontaminados por operarios de la empresa especializada Borg Argentina en un sector especialmente acondicionado del Taller Rancagua, que fueron recorridas por este medio tiempo atrás.

En marzo de 2018, inspectores del Metro de Madrid habían encontrado piezas con asbesto en un disyuntor de una de las formaciones CAF 6000 que no fueron vendidas a Buenos Aires y que continuaron operando en la línea 9 de la capital española. En aquel entonces, se aseguró que esos componentes no eran de fábrica, sino una reposición posterior.

Al conocerse la noticia, desde Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) habían negado enfáticamente a este medio que los CAF 6000 adquiridos para el Subte tuvieran piezas con asbesto, llegándose incluso a anunciar la conformación de una comisión para “reconfirmar que no había presencia de asbesto” en los coches.

Así se trabaja para retirar el asbesto de los trenes de la línea B

Compras manchadas

El hallazgo de asbesto en los CAF 6000 es un tema particularmente sensible. Por un lado, porque expone la contradicción de la empresa estatal porteña y vuelve a poner bajo la lupa la operación de compra de la problemática flota, que a casi nueve años de su adquisición no ha sido puesta en marcha en su totalidad.

Por otra parte, porque si bien los trenes fueron fabricados entre 1998 y 1999 –con anterioridad a la prohibición del asbesto en España, que data del 2001-, su venta al Subte se concretó en 2013, cuando ese material ya se encontraba prohibido no sólo allí sino también en la Argentina.

Además, los CAF 6000 no son la única flota con asbesto que SBASE adquirió con posterioridad a la prohibición de la importación del material: en la misma categoría entran también los CAF 5000 (también ex Metro de Madrid), que ya fueron radiados, y los Nagoya 5000 (ex Metro de Nagoya), que serán reincorporados una vez avanzados los trabajos de desasbestización.

Distinto es el caso de las otras flotas de la red en las que también se encontró el peligroso material, como los CAF-GEE, Nagoya 250/300/1200, Fiat Materfer y Mitsubishi, cuya adquisición data de antes de la prohibición. Las primeras dos de ellas ya han sido retiradas de servicio en forma definitiva, mientras que las dos restantes fueron incluidas en los planes de desasbestización.

La AGTSyP volvió a la carga para exigir la compra de nuevos trenes sin asbesto para la línea B.

Más allá de la desasbestización de los Mitsubishi, los Fiat Materfer y los CAF 6000, la Asociación Gremial de Trabajadores de Subte y Premetro (AGTSyP) retomó recientemente su campaña para exigir la compra de nuevos trenes cero kilómetro y así reemplazar las flotas con presencia de amianto.

La adquisición de 25 nuevos trenes para la línea B -que permitirían reemplazar tanto a los Mitsubishi como a los CAF 6000- es mencionada como uno de los proyectos a futuro por SBASE. La propuesta viene siendo evaluada desde 2018 y registró tímidos avances en marzo de 2020. Sin embargo, el proyecto se frenó con la pandemia y si bien sigue siendo mencionado en el Presupuesto, no tiene financiamiento asegurado ni fecha prevista para su concreción. 

A siete años de comprados, todavía no pusieron todos los CAF 6000 en servicio

El frente judicial

En octubre de 2019, SBASE demandó al Metro de Madrid ante la Justicia española por la venta de los trenes CAF 5000 contaminados con asbesto, que se realizó en violación de las leyes españolas, europeas y argentinas, exigiendo una indemnización superior a los 16 millones de dólares.

La empresa porteña aseguró entonces que realizó la adquisición de buena fe y que el Metro de Madrid debería haberse asegurado de cumplir con las normativas españolas que prohibían la presencia del mineral en los trenes. Además, SBASE desestimó el argumento de que la presencia de piezas con asbesto estaba indicada en los manuales de los trenes, al afirmar que dichos documentos contaban con más de 30 años de antigüedad al momento de entregados y se asumió, por lo tanto, que los madrileños realizaban la venta conforme a las exigencias legales vigentes en ese momento (2011).

enelSubte se contactó con SBASE para consultar sobre el avance de la causa y precisar si se ampliará la denuncia tras el hallazgo de asbesto en los CAF 6000, sin recibir respuestas hasta el momento.




Suscribite a nuestro Newsletter

Las últimas novedades directo a tu casilla de e-mail

Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios