29 septiembre 2022

Trasladan formaciones Talgo a los talleres de Villa Luro para su reparación

Trasladan formaciones Talgo IV desde los talleres de Victoria a Villa Luro, donde serán reparadas y puestas en marcha. La intervención sobre los trenes, apartados de servicio desde hace casi 10 años, había sido lanzada semanas atrás. Se modificará la composición de los trenes para agregar más coches y ofrecer más plazas: apuntan a implementar una segunda frecuencia diaria entre Buenos Aires y Rosario, de carácter expreso.

Más leídos





Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE) inició el operativo de traslado de las formaciones Talgo IV desde su actual ubicación en los talleres de Victoria (línea Mitre) a los talleres de Villa Luro (línea Sarmiento).

Los trenes serán reparados en los citados talleres con el objetivo de rehabilitarlos para prestar servicios entre Buenos Aires y Rosario.

Tal como explicó enelSubte, la reparación de dos formaciones Talgo IV (“Virgen del Rosario” y “Virgen de Luján”) fue lanzada en julio pasado mediante una “contratación directa por adjudicación simple por especialidad”, que aún no ha sido resuelta: la fecha de presentación de ofertas fue prorrogada hasta el 29 de septiembre próximo.

Los Talgo se encuentran apartados de servicio desde hace casi una década: fueron adquiridos de segunda mano a la española Renfe y circularon brevemente (julio 2011-noviembre 2012) en el servicio Buenos Aires – Mar del Plata, quedando sin uso desde entonces.

Además de diversas intervenciones para ponerlos en orden de marcha, el proyecto lanzado por la SOFSE prevé la modificación de la composición de las formaciones, que pasarán de tener nueve coches a 11, con el objetivo de incrementar la cantidad de plazas disponibles por tren. Este cambio se realizará mediante el agregado de dos coches a cada formación, provenientes de las otras dos formaciones que se encuentran fuera de servicio.

De esta manera, cada tren quedará conformado por un furgón generador, un coche cafetería, siete coches de clase Turista -análoga a nuestra “Primera”- (seis de ellos con capacidad para 36 personas y uno para 24) y dos coches de clase Preferente -análoga a nuestra “Pullman”-, con capacidad para 26 personas. Con esta configuración, la capacidad de cada tren será de 292 personas.

La posibilidad de rehabilitar los trenes Talgo venía siendo considerada desde hace varios años: fue evaluada en varias oportunidades entre 2016 y 2018, pero el proyecto quedó congelado tras el empeoramiento de la situación económica. En 2020 fue evaluado nuevamente, pero quedó frenado por la pandemia. La iniciativa volvió a levantar vuelo a fines del año pasado, cuando se reactivaron los contactos con la empresa española. En mayo pasado, el presidente de SOFSE, Martín Marinucci, se reunió con directivos de Talgo en Madrid con el objetivo de encauzar el proyecto.

Marinucci en España: negociaciones por los Talgo para la vía Rosario

La rehabilitación de los Talgo tendría como objetivo la implementación de una segunda frecuencia diaria en el servicio Buenos Aires – Rosario, aunque de carácter expreso.

La incorporación de esta segunda prestación, además de diversificar la oferta, permitiría incrementar la cantidad de plazas ofertadas en el corredor, quitando presión a los servicios a Córdoba y Tucumán en el tramo entre Buenos Aires y Rosario.

Semanas atrás, la operadora realizó una prueba de circulación -aunque con una formación CNR- de un servicio expreso entre ambas ciudades, con una única parada intermedia en San Nicolás. Si bien su implementación aún no está confirmada, ya había sido mencionada y se trataría de una operación similar a la del servicio expreso del corredor a Mar del Plata, que para únicamente en Dolores y General Guido y complementa al servicio “lechero” que se detiene en todas las estaciones.

La posibilidad de agregar esta segunda frecuencia, así como de reducir los tiempos de viaje entre ambas ciudades, son proyectos que comenzaron a tomar cuerpo luego de que en mayo pasado la SOFSE se hiciera cargo de la administración de la infraestructura y el control de la circulación de trenes en el corredor a Rosario, desplazando a la carguera Nuevo Central Argentino (NCA).

Desde julio pasado, el servicio viene bajando sus tiempos de viaje, desde más de ocho horas primero a 6:50 horas y recientemente a 6:24 horas. Según explicó Marinucci a este medio“el objetivo máximo, para fin de año o principios del año próximo, es llegar en 5 horas a Rosario”. Para lograr eso sería necesario no sólo culminar la puesta en marcha de las 35 barreras automáticas instaladas en conjunto con la renovación de vías -nunca activadas por NCA- sino la instalación de otras nuevas 35, obra recientemente licitada.

Dos empresas competirán para instalar otras 35 barreras automáticas en la vía Rosario




Suscribite a nuestro Newsletter

Las últimas novedades directo a tu casilla de e-mail

Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios