23 julio 2021

Marinucci apunta a “las empresas privadas de carga” por la baja velocidad de los trenes de larga distancia

El presidente de SOFSE reconoció que los trenes de larga distancia circulan a bajas velocidades y apuntó que esto se debe a la situación de las vías concesionadas a privadas cargueras. Marinucci reconoció que espera al vencimiento de las concesiones (en 2021, 2022 y 2023) para revertir esta situación.

Más leídos





El presidente de Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE), Martín Marinucci, reconoció que los trenes de larga distancia circulan a bajas velocidades y apuntó a “las empresas privadas de carga” por esta situación.

En diálogo con la agencia Télam, el titular de la empresa estatal se refirió así a la reanudación de los servicios ferroviarios de larga distancia, que vuelven a circular hoy luego de ocho meses de suspensión a causa de la pandemia.

Marinucci aseguró que “el gran problema” de los trenes de larga distancia “está en las condiciones de las vías, que hoy no nos permiten lograr una mayor velocidad”. El margen de acción de SOFSE es limitado, explicó, ya que estas “están en manos de las empresas privadas de carga” desde su concesión a mediados de la década del 90.

No es la primera vez que un presidente de SOFSE cuestiona a las concesionarias de carga por esta situación: tal como había explicado entonces enelSubte, su predecesor Marcelo Orfila -que dirigió la empresa durante el gobierno de Macri- había cuestionado en duros términos a la carguera Nuevo Central Argentino (NCA) por los límites de velocidad que imponía al servicio de pasajeros Retiro – Rosario, afectando severamente sus tiempos de viaje.

En este caso particular, el agravante es que las vías distan de estar en malas condiciones, ya que fueron íntegramente renovadas en años recientes, inversión que corrió por cuenta del Estado nacional. Pese a esto, y debido a las restricciones impuestas por la concesionaria, el tren a Rosario (así como los que se dirigen a Córdoba y Tucumán, que circulan por las mismas vías) sigue tardando más de seis horas en unir ambas ciudades, de acuerdo con el último diagrama vigente.

La solución al problema, empero, estaría pronta a arribar. Tal como explicó Marinucci, las concesiones están próximas a finalizar: “el año próximo culmina” la de Ferroexpreso Pampeano y en 2022 y 2023 vencerán las de NCA y Ferrosur Roca, respectivamente. “Allí tendremos la posibilidad desde el Gobierno de estructurar lo que queremos para el país en materia ferroviaria para los próximos treinta años”, detalló el presidente de SOFSE.

Estas declaraciones coinciden con lo que a principios de este año había expresado el presidente de Trenes Argentinos Infraestructura (ADIF), Ricardo Lissalde, quien había adelantado en enero pasado que el Gobierno esperaría al vencimiento natural de los contratos de concesiones de las cargueras para adecuar el sistema ferroviario a las leyes 26.352 y 27.132; esto es, la eliminación de las concesiones integrales, la separación entre operación e infraestructura y la reasunción del control de toda la infraestructura por parte del Estado.

Esto se traduciría en el acceso abierto a la red ferroviaria por parte de cualquier operador debidamente registrado, sea estatal o privado, de cargas o de pasajeros, en condiciones equitativas.

Tal como explicó este medio, una versión de este esquema comenzó a ser delineada meses atrás por el ministro de Transporte Mario Meoni, quien se abrió a la posibilidad de que las empresas privadas cargueras puedan seguir operando más allá del vencimiento de sus contratos de concesión pero adaptándose a las normas vigentes, perdiendo la administración exclusiva de las vías y abriendo “sus” sectores concesionados a otros operadores, principalmente el Estado a través de Trenes Argentinos Cargas para las mercancías y Trenes Argentinos Operaciones para los servicios de pasajeros.

Cabe señalar que este proyecto contrasta notoriamente con la continuidad de la reconcesión de los servicios de pasajeros suburbanos de las líneas Urquiza y Belgrano Norte, las únicas dos del área metropolitana que no son administradas por SOFSE.

Haciendo caso omiso de la previsión de su retorno al Estado, la gestión anterior impulsó un proceso para volver a entregarlas a privados en forma de concesión integral, algo que no estaba previsto en la ley. La actual gestión, en tanto, ordenó recientemente rehacer los pliegos para salvar ese punto y rebajar las exigencias a los futuros concesionarios, pero mantuvo sin mayores cambios la propuesta de concesión heredada.




Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios