3 diciembre 2022

Línea Roca: se cumplen 20 años de la electrificación Glew – Alejandro Korn

Hoy se cumplen 20 años de la inauguración de la electrificación de la línea Roca entre Glew y Alejandro Korn. La obra fue modesta, apenas una extensión de la ya existente sobre una sola vía, pero fue más que significativa al tratarse de la primera ampliación de un servicio eléctrico en casi 17 años. Un repaso por la obra y sus proyecciones.

Más leídos





El 26 de septiembre de 2002, fecha de la que hoy se cumplen 20 años, se inauguró la electrificación del tramo Glew – Alejandro Korn de la línea Roca.

Si bien se trataba de una obra modesta, apenas una extensión de la electrificación que llegaba hasta Glew, su habilitación fue más que significativa.

Era la primera vez en casi 17 años que se inauguraba un nuevo tramo electrificado en el área metropolitana: la última había sido la propia electrificación de los ramales a Ezeiza y Glew del Roca, en noviembre de 1985. Además, los trabajos se habían desarrollado en medio de la gran crisis de 2001-2002, que, salida de la convertibilidad mediante, había implicado una virtual paralización de la obra pública en todo el país.

El proyecto

Las obras del tramo Glew – Alejandro Korn se desarrollaron en tiempo récord. Según recogen las crónicas periodísticas de la época, los trabajos para la extensión de la electrificación en los 10 km que separan ambas estaciones comenzaron en abril de 2002, y, a pesar de que su finalización estaba prevista para enero de 2003, culminaron apenas cinco meses después de iniciados.

La formación Toshiba inaugural, detenida en la estación Alejandro Korn. Foto: Museo Ferroviario Ranchos

A esto contribuyó el hecho de que la obra fuera más bien sencilla: apenas una extensión del tendido eléctrico ya existente -no se necesitaba la construcción de nuevas subestaciones ni de instalaciones eléctricas de gran envergadura-, que se concretó en sólo una de las dos vías de la traza (la ascendente).

Esto implicó que hasta 2012, cuando fue electrificada la vía descendente, los trenes a y desde Alejandro Korn fueran y volvieran por la misma vía.

En tanto, se elevaron andenes de las estaciones Guernica y Alejandro Korn (sólo uno en cada una de ellas), para permitir la detención de formaciones eléctricas.

La obra fue realizada por la entonces concesionaria Metropolitano, que había asumido la obligación de completar la inconclusa electrificación de la línea mediante la renegociación de su contrato de concesión. Según se detalla en los informes periodísticos de la época, la obra había demandado una inversión de casi 3,5 millones de dólares por parte de la concesionaria, provenientes de un aumento de capital.

Entre 2002 y 2012, los trenes a Alejandro Korn iban y volvían por la misma vía: obsérvese que sólo una de ellas se encuentra electrificada. Foto: Museo Ferroviario Ranchos

La empresa aseguraba entonces que la electrificación le permitiría reducir costos en términos de combustible, a la vez que incrementar la cantidad de pasajeros transportados -se calculaba pasar de 15 mil a 25 mil pasajeros diarios-, con el consiguiente aumento de la recaudación por boleterías. A su vez, la obra le permitía a la empresa mostrar gestión y exhibir resultados de cara a las autoridades.

En este sentido y coincidiendo con la habilitación de los servicios eléctricos a Korn, Metropolitano había anunciado que entre fines de 2002 y principios de 2003 comenzarían las obras para electrificar el tramo Temperley – Florencio Varela. El proyecto se completaría solo parcialmente, hasta Claypole, siendo habilitado en mayo de 2004.

Obras de electrificación en la estación Alejandro Korn (2002). Obsérvese la formación diésel a cargo de la lanzadera que la unía con Glew hasta la habilitación de los servicios eléctricos.

El servicio

La extensión de la electrificación implicó cambios significativos para los usuarios de Guernica y Alejandro Korn, que pasaron a tener trenes directos hacia Plaza Constitución.

Entre 1985 y 2002 los usuarios de ambas estaciones debían abordar un servicio de tipo lanzadera -prestado con locomotora diésel-eléctrica y tres coches remolcados- que les permitía combinar en Glew con los trenes eléctricos a Plaza Constitución (ver video debajo), una modalidad similar a la del aún existente servicio Bosques – Gutiérrez.

No obstante, la implementación de los servicios eléctricos se tradujo en lo inmediato en un empeoramiento de las frecuencias: la lanzadera diésel circulaba cada 30 minutos, pero los trenes eléctricos a Korn -al tener que ir y volver por la misma vía- circulaban cada 48 minutos, terminando la mayoría de ellos en Glew.

La situación no se subsanaría por completo sino hasta la década de 2010, cuando ya bajo gestión de la UGOFE se electrificó la vía descendente, lo que permitió que paulatinamente fueran ampliadas las frecuencias a Alejandro Korn.

La inauguración

La inauguración de los trenes eléctricos a Alejandro Korn contó con dos actos oficiales. Según consignan las crónicas periodísticas de entonces, esto se debió a razones políticas y tuvo como objetivo dejar conformes tanto a las autoridades municipales de Presidente Perón (donde se ubica la estación Guernica) como de San Vicente (donde se ubica Alejandro Korn), ambas alineadas con el entonces gobierno de turno.

Los actos fueron encabezados por la entonces primera dama y titular del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, Hilda “Chiche” González de Duhalde, el entonces secretario de Transporte, Guillermo López del Punta, el subsecretario de Transporte Ferroviario, Alberto Trezza, y autoridades municipales de Presidente Perón y San Vicente. En tanto que Metropolitano estuvo representada por su entonces presidente, Mario Montoto.

El acto principal, que tuvo lugar en la estación Alejandro Korn, contó con la presencia de buena parte de la población local, y hasta delegaciones de las distintas escuelas primarias y secundarias de la zona con sus banderas de ceremonia.

Mientras esperaba la llegada de la formación inaugural, la multitud cantó “Color Esperanza” -auténtico himno de aquél tiempo-, confiada en que pocos minutos más tarde haría su ingreso a la era del tren eléctrico.

Cronología de la electrificación del Roca

  • 1985: se habilita la electrificación Plaza Constitución – Temperley (vías 3 y 4), Temperley – Ezeiza y Temperley – Glew.
  • 2002: se habilita la electrificación Glew – Alejandro Korn (vía ascendente).
  • 2004: se habilita la electrificación Temperley – Claypole.
  • 2010-2015: se habilita por tramos la electrificación de las vías 1 y 2 entre Plaza Constitución y Temperley y se electrifica la vía descendente entre Alejandro Korn y Glew. Comienzan las obras de electrificación del ramal La Plata.
  • 2016: se habilita la electrificación Plaza Constitución – Quilmes (febrero) y Quilmes – Berazategui (junio).
  • 2017: se habilita la electrificación Berazategui – City Bell (abril), Claypole – Bosques y City Bell – La Plata (ambas en octubre).
  • 2018: se habilita la electrificación Berazategui – Bosques (octubre)

Cabe recordar que dentro de la sección local permanecen pendientes de electrificación los tramos Bosques – Villa Elisa y Temperley – Haedo.




Suscribite a nuestro Newsletter

Las últimas novedades directo a tu casilla de e-mail

Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios