25 septiembre 2022

SBASE recaudó 21 millones de pesos por la subasta de los 10 Siemens reformados

SBASE recaudó poco más de 21 millones de pesos por la venta de 10 coches Siemens reformados. Otras 35 unidades serán rematadas en breve. La empresa aseguró que reinvertirá lo obtenido en proyectos para la mejora de la red.

Más leídos





Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) recaudó poco más de 21 millones de pesos como resultado de la venta de diez coches Siemens-Schuckert O&K reformados, que fueron subastados durante la pasada semana.

La empresa calificó el remate como “un éxito” y destacó la participación de “37 potenciales compradores” de varias provincias, que realizaron un total de “1949 ofertas”. Las ofertas ganadoras fueron realizadas por usuarios de Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires.

Interior de uno de los coches subastados. Rematarán otros 35.

Si bien las unidades habían salido a subasta con un precio base de entre 20 mil y 25 mil pesos, fueron vendidas por un valor promedio de 2 millones cada una. Desde SBASE aseguraron que lo recaudado será utilizado “para invertir en proyectos de Subterráneos de Buenos Aires”.

SBASE también adelantó que el Directorio de la empresa -que permanece acéfalo desde la salida de Manuela López Menéndezya autorizó la subasta de los otros 35 coches Siemens reformados en existencia.

Tal como explicó enelSubte, las unidades habían sido modernizadas entre fines de la década de 2000 y principios de la década de 2010 por Emepa y Alstom y fueron utilizadas como una “flota comodín” durante sólo tres años, circulando primero en la línea A (2013-2015) y luego en la línea H (2015-2016). Desde mediados de 2016, los coches se encontraban apartados de servicio.

Subastan 10 coches Siemens reformados

SBASE justificó la decisión de no volver a ponerlos en marcha -como se había contemplado en su momento para la línea E- y subastarlos en su “alta tasa de fallas” (aunque no aclaró si la tasa se refería a los Siemens reformados o a los sin reformar) y a que “por su antigüedad no era conveniente su adaptación a los nuevos sistemas de señalamiento” y a que “no cumplían con las tasas de aceleración y frenado” requeridas para el servicio.

Si bien se trata de argumentos atendibles, estas mismas razones tornan cuestionable en primer término la decisión de SBASE de avanzar con la reforma de los trenes, una resolución que fue tomada en 2013, cuando los trenes ya tenían 80 años de antigüedad.

Cabe recordar que el proyecto de reforma de los trenes Siemens data de los tiempos de Ricardo Jaime al frente de la Secretaría de Transporte de la Nación, de la que entonces dependía el Subte. Bajo la gestión nacional el proyecto avanzó a paso lento y sólo llegó a construirse una formación prototipo. En 2012, con la transferencia del Subte, el contrato pasó a SBASE, que decidió continuarlo para paliar la falta de material rodante. No estaba obligada a hacerlo: al mismo tiempo, la empresa porteña decidió desechar el proyecto de reforma de los más modernos CAF-GEE, que presentaba menores niveles de avance: sus prototipos sin terminar fueron rematados en 2017.

Cabe señalar que los trenes Siemens-Schuckert-O&K fueron originalmente encargados por la Compañía Hispano Argentina de Obras Públicas y Finanzas (CHADOPyFen los años 30. La mayoría de las unidades fueron fabricadas en Alemania en las décadas del 30 y el 40, aunque algunas pocas son de industria nacional y datan de los 50 (incluyendo dos -R45 y R54- subastadas ahora).

Los Siemens son los únicos trenes de la red que han circulado por todas las líneas de catenaria, 1500 V y gálibo tranviario -todas salvo la B-: desarrollaron la mayor parte de su carrera en las líneas C, D y E del Subte, aunque más tarde también lo hicieron en las líneas A (sólo reformados) y H (tanto en versión original como reformada).




Suscribite a nuestro Newsletter

Las últimas novedades directo a tu casilla de e-mail

Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios