8 diciembre 2022

Vuelve a funcionar el tren a Laboulaye y Justo Daract

Se realizó el acto oficial de inauguración del tren a Justo Daract. El servicio es una extensión del que hasta ahora circulaba hasta Rufino: operará con una frecuencia semanal y tendrá paradas en Laboulaye, General Levalle y Vicuña Mackenna, en el sur de Córdoba. Evaluarán una extensión a Mendoza.

Más leídos





El servicio de larga distancia Retiro – Rufino será extendido hasta Justo Daract a partir del próximo viernes 22 de julio.

El anuncio fue formalizado este martes con sendos actos oficiales encabezados por el presidente de ADIF-SOFSE, Martín Marinucci, que tuvieron lugar en diversas estaciones del futuro servicio en las provincias de Córdoba y San Luis. En esta provincia, en Justo Daract, se sumaron el ministro de Transporte Alexis Guerrera y el gobernador Alberto Rodríguez Saá.

Semanas atrás se había realizado un primer viaje de prueba para comprobar el estado de la infraestructura, el comportamiento de las formaciones y los tiempos de viaje.

Los trabajos preparatorios para la habilitación del servicio incluyeron tareas de desmalezado y desmonte y movimiento de suelos a lo largo de la traza, además de diversos trabajos de reparación de las estaciones (iluminación, andenes, sanitarios, refugios e instalación de cartelería, entre otros).

Realizaron un viaje de prueba para la vuelta del tren de pasajeros a Laboulaye y Justo Daract

El nuevo servicio a Justo Daract será, en rigor, una extensión del que actualmente circula entre Retiro y Rufino. El tren correrá con frecuencia semanal, partiendo los viernes desde Buenos Aires a las 20:35 y retornando desde Justo Daract los domingos a las 17:40.

Una de las novedades, además de la extensión, es que el servicio incorporará camarotes, una comodidad que hasta ahora sólo se ofrecía en los servicios a Córdoba, Tucumán y Bahía Blanca, además de las clases Primera y Pullman y el servicio del coche comedor.

A las paradas que ya ofrecía el servicio a Rufino se sumarán detenciones intermedias en las localidades cordobesas de Laboulaye, General Levalle y Vicuña Mackenna, además de la citada Justo Daract, ya en territorio puntano. Esto transformará a este tren en el segundo servicio de pasajeros –tras el tren a Tucumán– en conectar cuatro provincias: Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y San Luis.

El tiempo de viaje total entre cabeceras será de casi 16 horas. Como referencia, el tiempo de viaje de los principales servicios de Ferrocarriles Argentinos entre Retiro y Justo Daract –trenes El Libertador y El Aconcagua– era de 8 horas 35′ según el horario de 1984, cerca de la mitad del actual, con un tiempo total de viaje hasta Mendoza de 14 h 45′. Es el mal estado de la vía, a pesar de las mejoras realizadas, el que impide ofrecer tiempos de viaje más competitivos (ver más adelante).

Según anticiparon autoridades de SOFSE a este medio, el proyecto no acabaría allí, ya que la empresa estudiará la posibilidad de extender este servicio hasta Mendoza “antes de fin de año o en los primeros meses del 2023”. El recorrido se haría por la vía Beazley, actualmente activa para tráfico de cargas, y se evalúa que el servicio pueda terminar en la estación Gutiérrez –en Maipú, en las afueras de la capital provincial–, que actualmente oficia como terminal del Metrotranvía. De prosperar este proyecto, implicaría el restablecimiento de una conexión ferroviaria que desapareció hace casi tres décadas.

Los antecedentes

Tal como explicó enelSubtela ampliación de este servicio viene siendo contemplada desde hace varios años.

En 2015 se realizó un viaje de prueba hasta Laboulaye, pero el servicio nunca se implementó. Luego, en 2017, el plan fue reflotado, pero naufragó poco tiempo después tras la crecida de la laguna La Picasa, que dejó intransitable el pedraplén y obligó a cancelar los servicios a Rufino, que quedaron acortados hasta Junín.

Los planes quedaron en el olvido hasta el año pasado, cuando la operadora confirmó que una vez culminadas las obras de rehabilitación del pedraplén de la laguna La Picasa se reanudarían los servicios a Rufino y se trabajaría para la extensión a Laboulaye y Justo Daract, algo que estaba previsto para la primavera del año pasado.

El proyecto, sin embargo, sufrió algunos retrasos: el servicio a Rufino fue restablecido recién en noviembre y la extensión quedó aplazada hasta ahora.

La cuestión de la infraestructura

Las vías de la línea San Martín, por las que discurrirá el servicio, son regularmente utilizadas por formaciones cargueras de Trenes Argentinos Cargas.

Si bien se encuentran en condiciones, lo cierto es que su estado no permite ofrecer tiempos competitivos de viaje, algo similar a lo que ocurre en los corredores a Córdoba y Tucumán. En 2015, la ADIF había lanzado una licitación para renovar las vías del tramo Rufino – Justo Daract pero el proceso fue dado de baja durante la gestión anterior. El tramo General Levalle – Justo Daract es el más comprometido, con una velocidad de circulación inferior a los 30 km/h.

La mejora de la infraestructura de vías no volvió a ser mencionada hasta 2020, cuando se firmó con la empresa china CRCC una línea de financiamiento por 2600 millones de dólares para la renovación integral de 1813 km de vías del Ferrocarril San Martín en el corredor Buenos Aires – Rufino – Rosario – Mendoza. El acuerdo, pendiente de ratificación por el momento, había sido incluido en el proyecto de presupuesto 2022, que no fue aprobado.

Si bien el anuncio se publicitó vinculado a las cargas, lo cierto es que la infraestructura de vías por la que correría el servicio de larga distancia a Rufino-Laboulaye-Justo Daract quedaría renovada integralmente, lo que haría posible la prestación de servicios de pasajeros con tiempos más que competitivos frente a otras alternativas.

 




Suscribite a nuestro Newsletter

Las últimas novedades directo a tu casilla de e-mail

Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios