15 enero 2021

El ramal Temperley – Haedo cumple un año suspendido y aún no se sabe cuándo volverá a funcionar

El ramal Temperley - Haedo de la línea Roca cumple un año interrumpido. El servicio fue suspendido a causa de un socavón que afectó a una de las vías. Las obras para su rehabilitación avanzaron, pero no hay fecha prevista para la vuelta de los servicios. La situación de vulnerabilidad de un ramal estratégico y de gran potencial.

Más leídos

Esta semana se cumple un año de que los servicios del ramal Temperley – Haedo de la línea Roca dejaron de funcionar.

Pese a algunos avances en las obras de reparación de su infraestructura, “no hay fechas” para su restablecimiento, confirmaron desde Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE) a enelSubte.

El presidente de SOFSE, Martín Marinucci, y de ADIF, Ricardo Lissalde, de visita en la estación Juan XXIII, meses atrás.

La interrupción del ramal fue decidida en octubre del año pasado a causa de un socavón en el terraplén a la altura del kilómetro 35 del ramal (entre las estaciones Km. 34 y Juan XXIII). Esto afectó la estabilidad de las vías, comprometiendo la normal circulación de trenes.

Tal como explicó este medio, los socavones fueron realizados por habitantes de la zona en el contexto de un temporal. Ante el desborde del arroyo Santa Catalina y el canal Mugica, sus viviendas se inundaron y los pobladores avanzaron sobre el terraplén para facilitar el drenado del agua.

Ese sector es uno de los más complejos que atraviesa el ramal, ya que las viviendas están ubicadas a escasos metros de las vías. De hecho, antes del incidente del año pasado, el tramo ya estaba precaucionado y los trenes circulaban a baja velocidad. Esta problemática no es exclusiva del ramal Temperley – Haedo: de acuerdo con datos del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, hasta un 5% de los barrios precarios de todo el país están asentados sobre vías del ferrocarril o a menos de 10 metros de ellas.

Tal como explicó enelSubte, en febrero pasado la SOFSE inició los trabajos para intervenir la zona: se proyectó rellenar el terraplén y reconstruir la sección afectada, además de ejecutar un cerramiento con bloques de New Jersey para evitar futuros daños a la infraestructura.

El ritmo de los trabajos, sin embargo, se vio ralentizado por la pandemia. Este medio reportó que para julio pasado recién se había ejecutado alrededor de un 40% de la intervención en el tramo más crítico. En agosto, el presidente de SOFSE, Martín Marinucci, se reunió con el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde -en cuya jurisdicción se encuentra la zona afectada-, y anunció “una renovación en el Temperley-Haedo, que pronto volverá a conectar a los vecinos y vecinas” (ver tuit), aunque sin mayores detalles. Actualmente, el porcentaje de avance de los trabajos asciende a un 85%, confirmaron voceros de SOFSE a este medio.

La empresa estatal, en tanto, mantiene la política iniciada meses atrás de hacer circular formaciones de pasajeros vacías varias veces al día de forma “testimonial” para mantener la vía activa (ver video debajo). Con esto se busca disuadir la posibilidad de intrusiones o ataques a la infraestructura del ramal, aunque no es garantía de nada: años atrás una formación que conducía pasajeros sufrió un ataque incendiario.

El tráfico de cargas y un nuevo socavón

Si bien la circulación de trenes de pasajeros en el ramal fue suspendida en octubre, el tráfico de trenes no se interrumpió del todo: como el socavón sólo afecta a una de las vías, los trenes de carga siguieron pasando, aunque a velocidad de precaución y por vía única (ver video debajo).

Por el ramal circula forma regular, varias veces a la semana, el tren “carbonero” de Trenes Argentinos Cargas que transporta carbón de coque entre Luján de Cuyo y La Plata.

Su circulación, sin embargo, se vio comprometida el mes pasado debido a un nuevo socavón en otro punto del ramal (cerca del puente del río Matanza), afectando la única vía que permanecía en condiciones de operatividad. Esto obligó a los trenes de cargas procedentes de Mendoza a realizar una ruta alternativa para llegar a La Plata, mucho más larga en kilómetros y en tiempo.

La situación duró unos pocos días, ya que este nuevo socavón fue rápidamente reparado y la vía quedó rehabilitada nuevamente. No obstante, el incidente volvió a exponer la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra el ramal.

Un ramal estratégico y en crisis

El ramal Temperley – Haedo es el único ramal ferroviario transversal del área metropolitana. Partiendo desde Temperley -donde enlaza con los principales ramales del Roca- permite combinar con la línea Belgrano Sur (en el nodo Agustín De Elía/Km. 12/Ing. Castello) y con la línea Sarmiento en Haedo. Hacia el norte, aunque con vía simple y sin que haya servicios de pasajeros, se vincula con la línea San Martín (estación Caseros). Hacia el sur, sus vías permiten conectar con La Plata vía Bosques/Villa Elisa. Además, tiene un enlace directo al Mercado Central de Tapiales.

Pese a esta potencialidad, el ramal ha sido tratado históricamente como marginalsu electrificación nunca fue contemplada seriamente y se lo marginó de la obra de colocación de equipos de frenado automático ATS. Un proyecto de ADIF para renovar vías y estaciones de la traza, que iba a ser lanzado en 2019, quedó en la nada tras el empeoramiento de la situación económica.

Las modestas prestaciones del servicio Temperley – Haedo han ido a peor con los años. En 2011, por ejemplo, se ofrecían 18 servicios diarios por sentido, que tardaban 49 minutos en unir ambas cabeceras. En contraste, en el último horario vigente antes de la suspensión se ofrecían solo 10 servicios por sentido y el tiempo de viaje entre cabeceras se había incrementado a 1:20 hora, en buena medida debido a las precauciones en el complicado sector del terraplén inestable.

El Plan Quinquenal de Ferrocarriles Argentinos había trazado el objetivo de reducir el tiempo de viaje entre cabeceras en 22 minutos para 2020. Adicionalmente, se planeaba recuperar el servicio directo Haedo – La Plata, que se brindaba hasta la privatización de los años 90, y hasta proponía un innovador servicio de Luján a La Plata vía Haedo.

Pero tras el abandono de ese plan por parte de la gestión anterior, nada de eso se concretó y hoy el ramal enfrenta su peor momento. Acaso sea su importancia para la red carguera el único factor que lo salvó de terminar como el ramal Puente Alsina – Aldo Bonzi del Belgrano Sur, que lleva tres años suspendido y cuyas posibilidades de rehabilitación parecen cada día más lejanas.




Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios