20 septiembre 2021

Accidente fatal en la vía a Rosario: 35 barreras automáticas nuevas siguen sin funcionar

Un vehículo fue arrastrado por un tren de pasajeros en un paso a nivel de San Nicolás. Como consecuencia, falleció una mujer que viajaba como acompañante. El conductor se encuentra internado. Hay 35 barreras automáticas nuevas sin funcionar debido a impedimentos de la concesionaria NCA.

Más leídos





El corredor Retiro – Rosario del Ferrocarril Mitre tiene barreras automáticas instaladas por la ADIF (Trenes Argentinos Infraestructura) como parte de una reciente renovación de infraestructura. Pero no funcionan. Aunque están instaladas desde mediados de 2018 –fueron parte de una obra de licitada en 2015 y ejecutada durante el gobierno de Macri–, la concesionaria privada NCA prefirió mantenerlas desactivadas por motivos económicos.

Un nuevo accidente fatal, sucedido ayer domingo en el paso a nivel Dámaso Valdés de San Nicolás cuando un tren de pasajeros chocó contra un auto que cruzaba las vías, puso en evidencia la necesidad de ponerlas en funcionamiento. En el accidente falleció una mujer de 67 años que viajaba en el auto como acompañante, mientras que el conductor resultó herido. El cruce contaba con una barrera automática (una de las 35), pero no funcionaba.

Paso a nivel de Dámaso Valdéz, con el sistema de baliza y barrera automáticos nuevos pero aún sin funcionar.

Si bien el corredor Retiro – Rosario permanece aún concesionado a NCA, los trabajos de renovación, que incluyeron la instalación de barreras automáticas, fueron financiados íntegramente por el Estado. La obra fue completada (ejecutada por la firma Kioshi SA) y las barreras quedaron listas para ser utilizadas hace más de tres años, jamás fueron habilitadas. Desde entonces no sólo no cumplen su función, sino que además fueron abandonadas, expuestas a ser vandalizadas y no cuentan con mantenimiento alguno. Cada una de ellas cuenta con detectores de ejes para reconocer el tren y señales lumínicas y sonoras para dar aviso al tránsito vial y peatonal.

Ante semejante despropósito, la explicación dada por la gestión anterior apuntaba a la falta de acuerdo con la concesionaria NCA acerca del mantenimiento de las barreras. NCA es la responsable de mantener y controlar la circulación en el sector bajo su concesión (entre Zárate y Rosario) al menos hasta la finalización de su contrato a finales de 2022, a pesar de que desde 2015 está vigente una ley –la 27.132 de Ferrocarriles Argentinos– que ordena que la gestión de toda la infraestructura ferroviaria vuelva a manos del Estado. Ni la gestión pasada ni la actual fueron capaces de resolver las diferencias con la empresa y las barreras siguen sin habilitarse.

Esta infraestructura no solo serviría de protección a automovilistas y peatones que deben atravesar las vías, sino que le daría al ferrocarril la seguridad operativa necesaria para poder incrementar la velocidad en el corredor. Actualmente, los servicios que unen Buenos Aires y Rosario se ven obligados a circular a una velocidad comercial para nada competitiva (el servicio a Rosario Norte demora 6:15 h desde Retiro) a pesar de contar con vías renovadas prácticamente en todo el recorrido, aptas para 160 km/h según las especificaciones de obra.

La puesta en funcionamiento de las barreras, junto con otras mejoras menores, podría ser el puntapié para que lograr un aprovechamiento pleno de la infraestructura donde el Estado nacional ya invirtió cuantiosos recursos y que, según deslizó el presidente de la SOFSE (Trenes Argentinos Operaciones) Martín Marinucci, podría pasar a ser controlada por la empresa estatal antes del fin del contrato de concesión.

Listado de barreras del pliego de concesión, no son las ubicaciones definitivas ya que algunas se modificaron en obra.




Destacados

Ultimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios